Cierra
L - V 8:00-19:30
Oficinas: 968 807 409 / 654 832 243
Montaje: 676 713 611

Chapa metálica

Rematar una obra aportando seguridad, calidad y ese punto estético que siempre se persigue es posible con chapas metálicas. Esta solución es apta para todo tipo de edificaciones y sus prestaciones a nivel de calidad-precio son inmejorables, lo que las convierten en un material muy atractivo para su uso industrial o de vivienda.

Contar con chapas metálicas en el acabado de una cubierta o una fachada es garantía de éxito.

Comprar paneles de chapa metálica

Comprar chapa metálica es toda una señal de resistencia ante condiciones climatológicas adversas como la fuerte lluvia, el viento, la nieve e incluso el sol. Está compuesta de acero galvanizado que presenta gran resistencia ante todos los elementos mencionados y muy solvente ante los efectos de la corrosión.

Además, su montaje es práctico y sencillo pues al ensamblar las piezas quedan unidas como si de un puzzle se tratase, lo que evita que se produzcan filtraciones o las siempre molestas, y hasta peligrosas, humedades.

Por qué instalar chapa metálica

Cubre todas las demandas que se esperan de un elemento de estas características y aportan el acabado ideal. Es posible fabricar estas chapas metálicas en diferentes formas y colores para ajustarse a las necesidades de cada situación concreta, ya sea para tejados o su inclusión en fachadas de edificios.

Chapa metálica para tejados

Existen 3 modelos diferentes, según medidas, de forjado colaborante, el nombre que recibe la chapa grecada que hace las veces de armadura y encofrado. Está pensada para completar una obra que no persigue la excelencia en lo que aislamiento térmico se refiere. Esto se debe a que no cuentan en su interior con un núcleo aislante de poliuretano.

Es una opción idónea para propósitos sencillos y accesible para todos los bolsillos.

Chapa metálica para fachada

Los modelos Ibiza y Minionda son las dos alternativas del mercado para cubrir una fachada. La principal diferencia, que no la única, es que el primer tipo está indicado para soluciones industriales mientras que el segundo está pensado para fachadas de vivienda. Lo que sí comparten es su facilidad y bajo coste de montaje.

La ondulación que presentan es otra de las diferencias; la Minionda, como su nombre indica, es más continua que la Ibiza, que es más pronunciada y cortante.

Disponemos de diferentes colores para cada modelo, así como espesores que van desde los 0,50 milímetros hasta 1,20 milímetros. Consulta precios.

Rematar una obra aportando seguridad, calidad y ese punto estético que siempre se persigue es posible con chapas metálicas. Esta solución es apta para todo tipo de edificaciones y sus prestaciones a nivel de calidad-precio son inmejorables, lo que las convierten en un material muy atractivo para su uso industrial o de vivienda.

Contar con chapas metálicas en el acabado de una cubierta o una fachada es garantía de éxito.

Comprar paneles de chapa metálica

Comprar chapa metálica es toda una señal de resistencia ante condiciones climatológicas adversas como la fuerte lluvia, el viento, la nieve e incluso el sol. Está compuesta de acero galvanizado que presenta gran resistencia ante todos los elementos mencionados y muy solvente ante los efectos de la corrosión.

Además, su montaje es práctico y sencillo pues al ensamblar las piezas quedan unidas como si de un puzzle se tratase, lo que evita que se produzcan filtraciones o las siempre molestas, y hasta peligrosas, humedades.

Por qué instalar chapa metálica

Cubre todas las demandas que se esperan de un elemento de estas características y aportan el acabado ideal. Es posible fabricar estas chapas metálicas en diferentes formas y colores para ajustarse a las necesidades de cada situación concreta, ya sea para tejados o su inclusión en fachadas de edificios.

Chapa metálica para tejados

Existen 3 modelos diferentes, según medidas, de forjado colaborante, el nombre que recibe la chapa grecada que hace las veces de armadura y encofrado. Está pensada para completar una obra que no persigue la excelencia en lo que aislamiento térmico se refiere. Esto se debe a que no cuentan en su interior con un núcleo aislante de poliuretano.

Es una opción idónea para propósitos sencillos y accesible para todos los bolsillos.

Chapa metálica para fachada

Los modelos Ibiza y Minionda son las dos alternativas del mercado para cubrir una fachada. La principal diferencia, que no la única, es que el primer tipo está indicado para soluciones industriales mientras que el segundo está pensado para fachadas de vivienda. Lo que sí comparten es su facilidad y bajo coste de montaje.

La ondulación que presentan es otra de las diferencias; la Minionda, como su nombre indica, es más continua que la Ibiza, que es más pronunciada y cortante.

Disponemos de diferentes colores para cada modelo, así como espesores que van desde los 0,50 milímetros hasta 1,20 milímetros. Consulta precios.

Abrir chat